lunes, abril 20, 2009

Agujetas

Mientras ultimo presentaciones y reuniones antes de que la semana se me vuelva a escapar y me encuentre de nuevo en un avión camino de Amberes cada vez que me giro a drecha o izquierda o me acerco a cualquier sitio siento ese dolor intenso, apacible y - si, seré algo masoquista, que le voy a hacer - agradable de haber sobrepasado el límite físico puntualmente.
Y es que ayer domingo me volví a dejar engañar. Voluntariamente, claro, pero engañado a fin de cuentas.
Y es que apesar de los miedos climáticos del sábado noche, el domingo impulsado por algún espíritu alocado me encontré caminando por las cumbres.

Lo de caminar es un decir. Supongo que se podría aplicar en el caso de ser una cabra. Pero me temo que no es el caso.
Supongo que cuando alguien te habla del callejón del miedo debe referirse a algún sitio donde no resulta muy fácil trepar.
Más cuando te dicen que mejor usamos arneses, cuerdas, friends y un sinfin de términos técnicos (cultura general, supongo).

Mirando hacia atrás recien pasada mi primera experiencia climbing (bueno, algún químico en el pasado no cuenta) no quiero quedarme con los vacios justo debajo de mí - no hay vértigo afortunadamente -, ni con sentirme atascado en alguna grieta - no hay claustrofobia tampoco y había experiencia de cañones - ni con los arañazos. Pero si que me quedo, porque me sorprendió, con las agujetas que se producen, más que nda, por la tensión en las piernas de bailarina fruto de la tensión de ciertos momentos en los que dices, francamente, no sé donde voy a poner la siguiente mano o el siguiente pié...
Me quedo también con el teatro. Y es que cuando la compañía es buena, estos momentos dan mucho juego para el teatro y la posterior conversación con los que no pudieron venir. Victimas y verdugos de este engaño del que además de víctima me considero al menos cómplice.

5 comentarios:

Always Candy dijo...

Esa sí que es una experiencia,... las agujetas son secundarias.
Besos!

Anónimo dijo...

Fue una gran experiencia don Pita....siempre se aprende de cosas nuevas como esta de ayer. Una forma distinta de acercarse a la montaña, de sentirla y comprenderla.
OH

Anónimo dijo...

Celebro tu osadia mr Pita!!! muy bien, aunq el llamado callejón del miedo mucho miedo no es q de...eso sí los Pitas este año te informo que ya están más q repartidos!!!
besos y tómate una aspirina esta noche sino te dejan las agujetas.
geno

Ex Traño dijo...

lo mejor de escalar es que mientras andas en ello el resto es secundario,


saludos bosco

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Suerte en Amberes!!