lunes, marzo 16, 2009

Toda Mujer Lleva Dentro una Grace Kelly

Mis disculpas. Entre el trabajo, el poco dormir y este buen tiempo que nos acompaña, he tenido siempre algo que ocupaba mi tiempo impidiéndome actualizar la pasada semana.

Una semana especialmente intensa pero carente de una especial intensidad. Si, suena incongruente, pero no lo es. Uno busca cierta intensidad a veces, una intensidad especial y sin embargo se encuentra inmerso en un sin fin de actividades, muy intensas pero no especiales.

Supongo que muchos de los días de la semana pasada en Madrid fueron así. Unas veces por estar fuera y otras por no ser capaz de salir hacen que los días de sol pasen desapercibidos a veces. Pero siempre llega un momento en que la cosa cambia. En que puedes salir a caminar por la calle y disfrutar del día y sentir, por vez primera en este 2009 el sol en la cara. La melanina haciendo de las suyas.
Simplemente me encanta. De repente se abre la puerta a puentes, vacaciones y otros eventos que, si bien quedan en la distancia aún, se muestran mucho más cercanos.

Es tiempo de descuento para el invierno. Y ya no le queremos.

Así que bailemos como posesos, giremos sobre nosotros mismos al son de la música entrando en éxtasis para recibir a la primavera que nos visita en 6 días. Saltemos, comencemos a quitarnos toda esa ropa del invierno y dejemos que el sol caliente nuestra piel.
Saltemos de nuevo.
Perdamos la respiración y acabemos jadeantes como locos, como niños que pierden el juicio.
Corramos todo lo rápido que podamos, subamos a las montañas a asustar a la nieve, disfrutemos del agua del deshielo, dejemos que la vista halague a aquello que vemos, dejemos que la luz nos ciegue.



Es tiempo de primavera. Y ya se sabe, dejad que la sangre se altere, que suba la bilirubina, etc, etc, etc.
No perdamos el control a lo Historias del Kronen, ni siquiera a lo Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios...
Pero aprovechemos para hacer alguna locura. De esas que se hacen mientras se guiña un ojo al destino.

Se escuchaban ayer por la noche en un local cerca de unas terrazas en las afueras de Madrid las opiniones vertidas por una guapa dama. Ella sostenía, escuchada con atención el ¿chocante? titular de este post.
Quizás es el tipo de cosas que nunca se piensan. Pero de alguna forma estoy de acuerdo.
Toda mujer, supongo que todo ser humano, espera que le hagan sentir especial.
Se hablaba del miedo. De como no queremos jugárnosla hoy. De como todo se reduce a esconder la mano que tiro no ya la piedra si no la china para llamar la atención.
Ella reviindicaba el valor de aquel que se la juega y apuesta, que incluso disfruta con el riesgo, por aquella persona que despierta su, digamoslo así, atención.

Francamente, me encanta el riesgo. Y más en primavera.
Vamonos de vacaciones, por favor. La playa espera.

Enjoy!

4 comentarios:

Evan dijo...

Me gustó eso de girar sobre uno mismo y bailar... bahhh me gustó todo!

Disfrutá de esos días primaverales y del solcito golpeando tu cara :)

Un beso, que tengas una linda semana!

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

ME quedo con disfrutar del agua del deshielo.

Algunas mujeres la grace kelly la tienen entre el pancreas y el higado.

Ex Traño dijo...

cuando tienes razón..... tienes razón

aqui por galicia ya llevamos dos semanitas de regalo soleado de los dioses... ayer nade en el mar

y hay que exprimir el segundo, las locuras de las que hablas, a mi son las que me hacen sentirme vivo y que vale la pena este ritmo de lunes a viernes.....

saludos

Bosco dijo...

Lo ideal es que además de Grace Kelly, llevaran una Bettie Page , ¿no? ;-)